¡Mudanza!

100ceros abandona blogger y se muda a wordpress. Todas las entradas están publicadas en la nueva web, además de un nuevo aspecto y un nuevo logo. Tocó renovación completa. Cualquier duda o comentario que queráis hacer, podéis publicarlo en la siguiente dirección:


Un saludo y gracias por visitar el blog.

martes, 29 de mayo de 2018

"Todos estos mundos son para vosotros, excepto Europa, no intentéis aterrizar allí."

Tal como avisó HAL en "2010: Odisea dos", Europa es una de las mayores incógnitas del Sistema Solar. Una bola gigante de hielo que orbita al más grande de todos los planetas. Una luna que podría albergar un océano subterráneo e incluso vida. ¿Estaremos buscando a años luz de distancia cuando la respuesta puede que esté a tan sólo 27 minutos luz (aproximadamente) de nosotros?

Europa.
(Fuente: www.bbc.com)
A modo de presentación, Europa es uno de los cuatros satélites galileanos de Júpiter y el más pequeño de ellos. Tiene un diámetro de 3.121,6 km y orbita a una distancia de 670.900 km del gigante gaseoso. Con una masa de 0.008 veces la de la Tierra, la gravedad "europeana" es de 0,134g, es decir, 0,134 veces la de nuestro planeta. Otro de los rasgos característicos de esta luna es su superficie, que perfectamente se podría confundir con el fondo de una sartén, eso sí, algo quemada. Una superficie llena de manchas y rayas que en su día fueron un misterio. Sin embargo, el mayor de los enigmas que guarda Europa está relacionado con esa gran masa de agua líquida que esconde bajo su superficie y la posibilidad de que esta albergue vida. De hecho, la entrada de hoy viene inspirada tanto por "2010: Odisea dos" como por "2061: Odisea tres" (ambas novelas de Arthur C. Clarke), relatos de ciencia ficción que ocurren en el Sistema Solar y que me han enganchado de muy mala manera. No hay quien pare de leer así.

martes, 22 de mayo de 2018

Ceres, la reina del Cinturón de Asteroides.

Esta semana no estaba seguro de si publicar algo acerca del Cinturón de Kuiper o seguir ampliando información sobre el Cinturón de Asteroides, ya que en la anterior entrada se quedaron algunos aspectos importantes sin tratar. Finalmente, me he decidido por lo segundo, aunque puede que esta entrada no sea muy larga. La verdad es que los exámenes están cada vez más cerca y estoy con muy poco tiempo libre. Intentaré publicar estas semanas, aunque puede que el 5 de junio no haya entrada, depende de cómo me trate la universidad. Pero hoy sí que hay, así que vamos a seguir desvelando los secretos del Cinturón de Asteroides.

En la entrada anterior comentamos qué era, cuál era su origen, qué tipo de asteroides lo componían, etc. También nombramos por encima algunos de los cuerpos más importantes, pero no dimos suficientes detalles sobre ellos. ¿Cuáles son? ¿Tienen alguna importancia? ¿Han sido visitados alguna vez? Cuestiones que serán contestadas a continuación.

Cráter Occator (Ceres).
(Fuente: www.nasa.gov)
El objeto más famoso del Cinturón de Asteroides es, sin lugar a dudas, Ceres. Técnicamente no es un asteroide, sino un planeta enano, el más cercano al Sol. Tiene un diámetro de 952,4 km, convirtiéndolo en el objeto más grande de esta zona del espacio comprendida entre Marte y Júpiter. Además, fue el primer cuerpo del cinturón descubierto y por un tiempo fue considerado un planeta más. Todo el follón de Ceres comienza en 1768, cuando el astrónomo Johann Elert Bode sugirió la existencia de un planeta entre el último de los planetas rocosos y el primero de los gaseosos, es decir, el mundo de roca más frío de todos. Pero, ¿cómo estuvo tan seguro de la existencia de dicho cuerpo? Obviamente, no lo dijo a boleo, si no que se basaba en una ley matemática que estaba de moda en ese momento, la ley de Titius-Bode.

martes, 15 de mayo de 2018

El Cinturón de Asteroides, las cápsulas del tiempo del Sistema Solar.

El jueves pasado hablé de un objeto que había sido desterrado al Cinturón de Kuiper, pero que tenía su origen en un lugar más cercano al Sol, el Cinturón de Asteroides. Además comentamos que esto se sabía debido a las diferentes composiciones químicas de los objetos que habitan ambas zonas del espacio. Sin embargo, no es la única cualidad especial, ya que también son cápsulas del tiempo para los científicos, fragmentos de roca que guardan importante información sobre el pasado del Sistema Solar, sobre el origen de nuestro hogar en el Cosmos.

Representación del Cinturón de Asteroides.
(Fuente: www.zmescience.com)
El Cinturón de Asteroides está compuesto por enormes cantidades de fragmentos de roca irregulares llamados asteroides (obviamente) y se encuentra entre las órbitas de Marte y Júpiter. Es la frontera interior del Sistema Solar, la "línea" que divide el reino de los planetas rocosos del territorio de los gigantes gaseosos. Aunque en su mayor parte está formado por pequeños fragmentos de roca, caben destacar algunos objetos de mayor tamaño como el planeta enano Ceres y sus hermanos menores Juno, Higia, Vesta y Palas que, aún siendo significativamente grandes, no llegan a la categoría de planetoide. Las masas de estos cinco objetos ya suponen el 50% de la de todo el cinturón, aunque esta ni siquiera llega al 4% de la masa de nuestro satélite.

jueves, 10 de mayo de 2018

2004 EW95: Un vestigio del Sistema Solar exiliado a sus confines.

El Cinturón de Kuiper es un disco de cuerpos que orbitan más allá de Neptuno y que rodean por completo al Sistema Solar. Principalmente se trata de objetos helados, aunque estos no son los únicos que lo forman. De vez en cuando, también podemos hallar asteroides con composiciones que llaman mucho la atención. Y esa es la razón por la cual 2004 EW95 ha sido hoy noticia.

Recreación de 2004 EW95.
(Fuente: www.uk.pressfrom.com)
Se trata de un asteroide rico en carbono que orbita a 4.000 millones de kilómetros de la Tierra, una roca de 300 kilómetros de diámetro que, en algún momento del pasado, se mudó a su hogar actual. Esto se debe a que el origen de 2004 EW95 no está en el Cinturón de Kuiper, sino un poquito más cerca del Sol, en el Cinturón de Asteroides, es decir, entre Marte y Júpiter.

A diferencia del Cinturón de Kuiper, los cuerpos que componen el de asteroides son ricos en elementos pesados como el carbono, el hierro o el silicio, los mismos elementos que forman los planetas rocosos interiores. Con estos datos se puede obtener una conclusión bastante lógica. Los asteroides son los restos del material que sobró una vez que la obra llamada Sistema Solar estuvo terminada. Mientras tanto, los cuerpos de Kuiper están principalmente compuestos por polvo y agua helada, es decir, son cometas, concretamente de periodo corto.