jueves, 30 de abril de 2015

La muerte anunciada de Messenger.

Tras diez años de misión y cuatro fotografiando la superficie de Mercurio, la sonda Messenger ha llegado al final de sus días. Hoy a las 21:30 el satélite acabará impactando contra la superficie de su objeto de estudio, exactamente en el cráter Shakespeare. Puede parecer que su muerte se debe a un fallo técnico, pero al contrario, desde el principio de la misión ya se sabía cómo iba a acabar.

A diferencia de otros satélites, que utilizan el combustible para propulsarse y avanzar en pequeñas cantidades, Messenger se vio obligada a utilizarlo todo, ya que de no ser así, la nave no resistiría la gravedad del Sol y acabaría fundiéndose con él o impactando contra Mercurio.

Aunque este destino ya estaba escrito, la NASA, responsable de la misión, ha preferido hacer una muerte asistida. El satélite impactará a una velocidad de 3,16 kilómetros por segundo en la cara oculta del planeta, es decir, la que da al Sol. Por lo tanto no podremos ver el impacto en tiempo real.

Este será el fin de la primera nave puesta en órbita alrededor de Mercurio, pero no significa que sea la última, ya que un trabajo conjunto entre las agencias europea y japonesa buscan lanzar al planeta más cercano al Sol una nueva misión. Messenger nos deja uno de los mayores descubrimientos en el estudio de los planetas rocosos, encontrar agua helada y posibles moléculas orgánicas en los polos de uno de los astros más extremos.

miércoles, 29 de abril de 2015

La NASA y la ESA preparan su "Armageddon".

Muchos recordarán películas "apocalípticas" donde un asteroide impacta con nuestro planeta y extingue la raza humana. Puede ser que esta situación ocurra en la vida real, por lo que la NASA y la ESA van a llevar a cabo un proyecto cuyo objetivo es desviar un asteroide dirigido a la Tierra, la misión Impacto.

AIM llegando a Dydimos
Diidymos
En 2020 la nave de la misión Impacto contra un Asteroide (IAM) llegará a una pareja de asteroides llamada Didymos, dos rocas que giran sobre un eje común al igual que Plutón y Caronte, pero algo más pequeño. El objetivo será el astro más pequeño, una minuluna con 170 metros de diámetro. En 2022, ambos asteroides estarán a 11 millones de kilómetros de nuestro planeta.

Una vez que la nave, todavía sin nombre, llegue a Didymos, el satélite principal empezará a tomar fotos de la miniluna a través de cámaras de alta resolución y radares, además lanzará dos pequeños módulos (parecidos a Philae de la misión Rosetta) de tipo CubeSats. Toda esta parte de la misión sería realizada por la Agencia Espacial Europea.

Ahora entraría en acción la NASA. En este momento, la nave principal enviará un proyectil que impactará contra la miniluna y cambiará la trayectoria evitando un posible impacto con la Tierra, en el caso de que supusiera un riesgo para la raza humana. Esta fase se llamará Test de Redirección de un Asteroide doble o DART. Si esta misión tiene éxito, la Tierra ya tendrá un escudo contra uno de los mayores miedos de la Humanidad, el impacto de un asteroide.

miércoles, 22 de abril de 2015

Misión Rosetta: La deslumbrante fotografía del cometa Chury.

Imagen del cometa 67P / CG tomada el 15 de abril 2015
Última foto de Chury
Hace 5 meses la Agencia Espacial Europea (ESA) hizo historia, cuando el módulo Philae de la misión Rosetta aterrizaba en el cometa 67P/Churyumov-Geramisenko. Hoy, desgraciadamente, Philae está sin batería y no responde a los mensajes del centro astronómico, pero su nave nodriza, el satélite Rosetta sigue captando imágenes de Chury. La última que ha publicado la ESA nos muestra una intensa actividad, emitiendo grandes cantidades de polvo y vapor de agua.
La foto fue tomada el pasado 15 de abril, cuando Rosetta se encontraba a tan solo 165 kilómetros del centro del cometa, captada por la cámara de fabricación española, NavCam.

 La otra responsable de la captura de imágenes es la cámara OSIRIS, que nos muestra como varía la actividad del cometa. El "coma" de Chury (la estela de polvo y vapor que emite el cometa) está aumentando de tamaño a medida que se va acercando al Sol, por lo tanto, dentro de cierto tiempo, 67P brillará más y hará más difícil la toma de fotografías.

A pesar de esta futura situación, los astrónomos esperan que a medida que el cometa se acerque al Sol, el satélite pueda captar imágenes de como evoluciona este y cumplir el objetivo de la misión Rosetta. Por otra parte está el módulo Philae que actualmente sigue apagado. Los científicos esperan recuperarlo y analizar de nuevo la superficie de Chury, pero que se vuelva a encender es algo muy difícil, por no decir imposible.

domingo, 5 de abril de 2015

"Boyhood" estelar

A todos aquellos aficionados al cine esta noticia les recordará a una de las favoritas en la anterior edición de los Oscar, Boyhood. Esta película cuenta el crecimiento de un chico y fue rodada a tiempo real, es decir, no se utilizaba maquillaje para aparentar más edad, sino que se esperaba el tiempo necesario para filmar la escena. Y justo esto es lo que ha ocurrido con una estrella. La protagonista de esta historia se llama W75N (B)-VLA 2, y es una estrella masiva muy joven.
.
Cambio de la estrella en 8 años.

En 1996, astrónomos del Observatorio Karl G. Jansky Very Large Array en Nuevo México (EE.UU) fotografiaron a esta estrella, y 8 años después, científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México la volvieron a fotografiar, y pudieron apreciar el cambio del astro en tiempo real (de aquí su comparación con Boyhood).

Este hallazgo permitirá a los científicos ver cómo es el desarrollo de estrellas masivas jóvenes y ver los cambios del astro a tiempo real, algo sin precedentes. Además los datos obtenidos podrán ser extrapolares hasta estrellas más comunes, como nuestro Sol. La formación de VLA 2 se está produciendo en un ambiente gaseoso y denso, alrededor de un anillo de polvo. Y a pesar de su joven edad, la estrella ya es 300 veces más brillantes y ocho veces más masiva que nuestro Sol. Este caso supone una oportunidad única para descubrir mucho de los misterios de las estrellas, que por ahora son muchos.

viernes, 3 de abril de 2015

A Marte en 39 días.

El ser humano tardó 5 días en llegar a la Luna, una distancia relativamente corta, pero, ¿es posible llegar a Marte ("algo más lejos") en tan sólo 39 días? La NASA apuesta que sí, como demuestra su contrato con la empresa de material aeroespacial Ad Astra valorado en 10 millones de dólares para la construcción del VASIMIR, un motor de magnetoplasma con impulso específico. ¿Y qué es eso? Se trata de un sistema de propulsión que transforma el gas en plasma supercalentado y convierte el movimiento térmico de las partículas del plasma (el cuarto estado de la materia) en un movimiento dirigido.

En un comunicado oficial de Ad Astra el presidente de la compañía se mostraba muy contento por el acuerdo con la NASA, dentro de un proyecto de colaboración público-privada llamado NextSTEP. Este acuerdo tiene como objetivo incentivar técnicas de exploración espacial, y ya ha realizado 12 proyectos de minisatélites, propulsión y de hábitat espacial.

La Agencia Espacial Norteamericana está interesada en este proyecto ya que le ve un futuro prometedor. Por ahora sólo han sido probadas durante un minuto, pero con bastante éxito. La inversión de la NASA permitirá a la empresa realizar avances hasta conseguir un aumento del plazo operativo de más de 100 horas. Este motor sustituirá al de propulsión química, y tendrá la capacidad de cubrir grandes distancias en menos tiempo.