martes, 18 de agosto de 2015

La atmósfera lunar es cuasi noble.

Se sospechaba desde hacía tiempo, pero no es hasta hace unos pocos días cuando se ha confirmado. La atmósfera de la Luna está compuesta por helio y neón, principalmente. Los datos han sido propocionados por la sonda LADEE enviada por la NASA para estudiar la atmófera de nuestro satélite.

La sonda LADEE sobrevolando la Luna (Fuente: NASA)
Anteriormente dije que la presencia de estos gases nobles en la Luna se sospechaba desde hace tiempo, y es así porque toda esta historia se remonta a las misiones Apolo que comenzaron a principios de los 60. Y es en las fechas actuales cuando se ha confirmado.

La exosfera, popularmente conocida como atmófera lunar, es una fina capa de gases que rodea a nuestro único satélite. Principalmente está compuesta por helio y neón, aunque también argón e isótopos de sodio y potasio (de ahí viene lo de cuasi noble). Ahora, los científicos de la NASA tendrán que tener en cuenta todos estos datos, ya que la mínima presencia de naves espaciales podría alterar significativamente la composición de la exosfera.


Otros datos que nos ha aportado la sonda LADEE es que la abundancia de los diferentes gases nobles varía según el momento del día. Por ejemplo: picos de argón al amanecer, más neón a las 4 am y mayor cantidad de helio a las 1 am. Gracias a estas variaciones, el equipo de la NASA pudo comprender cómo los gases se suministraban a la atmósfera y cómo se perdían al espacio.

¿Y cómo llegan esos gases a la exosfera? Helio, argón y neón llegan a la exosfera procedentes del viento solar, aunque los últimos estudios también indican que parte de ellos son emitidos por las rocas lunares, pudiendo haber una conexión entre las fuentes de potasio superficiales y profundas del interior de la Luna, según Mehdi Brenna, del Centro Espacial Goddard de la NASA y principal autor del artículo de este descubrimiento publicado en la revista Geophysical Research Letters.

Desgraciadamente, la autora de estos importantes descubrimientos en la exploración de nuestro satélite tuvo un final trágico. La sonda LADEE tuvo una muerte igual a Messenger (el segundo satélite enviado a Mercurio) fue dirigida contra la superficie de su objeto de estudio, poniendo fin a su vida en abril de 2014. La publicación de estos datos tardó debido a que todavía se estaban estudiando.