martes, 22 de septiembre de 2015

Agujeros negros de proporción perfecta.

Un nuevo día y una nueva entrada sobre los agujeros negros, parece ser que no hay otros temas disponibles. Pero que se le va a hacer, como aspirante a astrofísico es un fenómeno que me apasiona y me gusta compartir con todos los lectores; lectores a los que, supongo, siendo o no físicos, los agujeros negros producen muchas preguntas, cuestiones que intentaré responder.
Recreación de un agujero negro (Fuente: Naukas.com)

Por cierto, antes de empezar con la noticia me gustaría decir que los XI Premios Bitácoras comienzan hoy, exactamente a las 8:00 (hora peninsular). Les recuerdo que este blog se presenta a mejor bitácora de ciencia y a mejor twitter (si todavía no nos siguen, háganlo). Votar es muy fácil, sólo tenéis que pinchar en el botón de vuestra derecha (que no tardaré mucho en poner) y os llevará a la página de votación, donde los enlaces de nuestro blog ya están puestos, por lo que no hace falta añadirlos. Lo único que tenéis que hacer es iniciar sesión con vuestra cuenta de Bitácoras.com, si tenéis, o a través de las redes sociales, como Twitter o Facebook. Todo 100% seguro. Muchas gracias.

Ahora sí, entremos en materia. Los agujeros negros se dividen en dos tipos: los agujeros de masa estelar, aquellos que tienen una masa hasta doce veces superior al Sol; y los agujeros negros supermasivos con una masa de una a mil millones de veces la de nuestra estrella. Aunque ya se tenía sospecha de ellos, científicos americanos acaban de hallar un agujero negro 5.000 veces la masa solar, es decir, uno intermedio.

La sospecha se debía a que los astrónomos ya habían encontrado otro similar, pero creían que podría tratarse de una excepción. El descubrimiento de otro fenómeno similar y con un aparato diferente, el XMM-NEWTON de la Agencia Espacial Europea, ha llevado a los científicos a creer que estamos ante otro tipo de agujero negro. Además, la técnica para detectarlo fue la misma.


El tamaño y el modo de descubrirlos no son los únicos factores que tienen en común, son bastantes más. El más reciente, llamado NGC1313X-1, es una fuente de rayos X ultraluminosa, al igual que su predecesor. Esta característica lo convierte en uno de los puntos más "brillantes del Universo cercano", algo que produce interrogantes entre los científicos. Aunque no es del todo seguro, los astrónomos sospechan que este inusual brillo, sólo presente en los agujeros negros supermasivos, se produce por la gran cantidad de materia que rodea la singularidad y que una vez que cae dentro de esta, produce cantidades enormes de fricción y radiación de rayos X durante el proceso.

El agujero negro emite grandes "chorros cósmicos" de rayos X, pero hay dos que se repiten con una frecuencia estable. Una de ellas brilla 27,6 veces por minuto y la otra 17,4, produciendo una casi perfecta proporción de 3:2. Y adivinar qué, esta proporción casi perfecta también se daba en el otro agujero negro medio, ¿será así en todos los demás de su especie?

Este tipo de radiación, no de luminosidad, tiene una frecuencia mayor en los agujeros negros estelares y menos en los supermasivos, y quizás una medida exacta para los intermedios. La proporción de 3:2 ayudará a los científicos a detectar más agujeros de este tipo, ya que cada descubrimiento hace que sea más fácil encontrar otros similares.