miércoles, 31 de agosto de 2016

Phobos, una luna condenada a desaparecer.

Phobos
(Fuente: www.wikipedia.org)
Nuestro vecino, el planeta rojo, está a punto de perder una luna. Marte tiene dos satélites llamados Phobos (miedo) y Deimos (terror), en honor a los dos hijos del dios homónimo. Ambos satélites fueron captados por la gravedad del planeta rojo cuando orbitaban en el Cinturón de Asteroides. Las dos lunas tienen un tamaño ridículo en comparación con el planeta anfitrión (recordemos que Marte tiene un diámetro de 6794,4 km). Mientras Phobos tiene una longitud de 22,2 km, la medida de Deimos es de 12,6 km. Como curiosidad podemos decir que ambas lunas no disipan las penumbras de la noche marciana, y es por esto porque siempre las vemos tan oscuras en las fotos.

Pero, ¿cuál de estas lunas tiene su final más próximo? La protagonista de hoy, desgraciadamente, es Phobos, el más grande de los satélites y el más cercano al planeta rojo (9377 km de distancia). La responsable de este suceso es la gravedad, pero podría acabar con él de alguna de estas dos maneras.

martes, 30 de agosto de 2016

Civilizaciones alienígenas en la escala Kardashov.

Durante siglos, los seres humanos hemos levantado la vista al cielo y nos hemos preguntado si hay
Nave Enterprise de Star Trek,
alguien ahí, si estamos solos en el Universo o si solo somos una civilización insignificante entre todas las que pueden existir. Gran parte de la sociedad ha visto numerosas representaciones (la mayoría audiovisuales) sobre qué pasaría si nos topásemos con otras civilizaciones. El tercer ejemplo (el de civilización insignificante) tiene, quizás, su ejemplo más conocido en las películas de Star Trek. En Star Trek: Primer Contacto, en mi opinión una de las peores películas de la saga, los tripulantes de la nave Enterprise deben viajar al pasado terrícola y garantizar que el primer hombre que tuvo contacto con civilizaciones extraterrestres tenga éxito y garantice el presente tal como es. En este caso, los humanos éramos una sociedad minúscula comparada con el resto del Universo y gracias a ese explorador, la Tierra caminó hacia una civilización intergaláctica. Actualmente solo podemos seguir buscando a nuestro vecinos, pero como la mente humana está muy adelantada a los hechos, ya hemos conseguido algunos avances que nos ayudarán en el futuro.

lunes, 29 de agosto de 2016

Un nuevo escenario para la vida: Próxima b.

Otra vez tengo que pedir disculpas. Hace dos meses dije que volvería a retomar el blog pero no ha sido así. Sólo he publicado una entrada y posteriormente he vuelto a abandonarlo. Sin embargo, espero que a la tercera sea la vencida, ya que tenemos una motivación añadida para divulgar ciencia: los Premios Bitácoras se acercan. Ya sé que que puede sonar algo egoísta, pero es un premio que todo blogger español desea (y no voy a ser menos, un premio le vendría muy bien a 100ceros). Pero entremos en materia.

Recreación de cómo podría ser Próxima b.
(Fuente: www.nasa.gov)
Hace tres días se anunció el descubrimiento de un nuevo exoplaneta ubicado en nuestra estrella más cercana, Próxima Centauri. El protagonista se llama Próxima b y su estrella es una enana roja, un tipo de astro que suele tener la mitad de masa y diámetro de nuestro Sol. Se trata de un planeta más grande que la Tierra y se encuentra a una distancia más cercana de su estrella. Sus días y sus años tardan lo mismo: once días. Muchos ya habréis oído hablar de este exoplaneta porque se trata del más firme candidato actual a albergar vida, un deseo que comparte gran parte de la comunidad científica. Sin embargo, no podemos confirmar nada.