viernes, 30 de diciembre de 2016

Pandora al detalle.

Pandora.
(Fuente: www.actualidad.rt.com)
Saturno es el segundo cuerpo del Sistema Solar con más satélites orbitando a su alrededor, un total de 62 confirmados. El primero es Júpiter, el planeta más grande con unas 67 lunas. Sin embargo, puede que el gigante de los anillos tenga muchos más anillos, ya que los científicos han observado entorno a 200 satélites, aunque tan sólo el número dicho anteriormente tiene órbitas confirmadas. Las más conocidas son Titán (la única luna con atmósfera importante en todo el Sistema Solar), Mimas, Encélado (luna con un océano subterráneo), Dione, Febe, Jápeto, etc. También hay un grupo conocido como lunas pastoras, cuyo uno de sus miembros es el protagonista de hoy.

Su nombre es Pandora, un satélite descubierto por la sonda Voyager 1 en 1980. Actualmente la Voyager 1 se encuentra rumbo al centro de la Vía Láctea a una distancia de 140 unidades astronómicas (UA) y entró en el espacio interestelar el 25 de agosto de 2012, siendo el primer objeto humano en hacerlo. Tras 40 años de viaje, la Voyager 1 nos ha dejado algunas fotos como "Un punto azul pálido", una imagen que nos demostró lo pequeño que somos y el ínfimo lugar que ocupamos en el Universo.

viernes, 23 de diciembre de 2016

Exoplanetas con océanos globales.

Recreación de un planeta oceánico.
(Fuente: www.wikipedia.org)
Hoy es el turno de los planetas oceánicos, iguales al que vimos en la película Interstellar. Para no hacer spoilers, sólo decir que uno de los planetas visitados por los protagonistas del film es un mundo cubierto de agua donde se producen olas que alcanzan cientos de metros de altura. Algo así sería la definición de planeta océano. Concretamente, se trata de un cuerpo celeste cuya superficie está completamente cubierta por un océano de agua o algún otro líquido, es decir, no existe ninguna tierra emergida, como islas o continentes.

Aunque no hay ningún caso confirmado de este tipo, los científicos tienen varios candidatos, aunque uno destaca sobre el resto. Se trata de GJ 1214 b y hablaremos luego sobre él. Pero primero debemos seguir con sus principales características.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Planetas ctónicos: Gigantes gaseosos que han perdido su atmósfera.

Recreación de HD 209458 b.
(Fuente: www.wikipedia.org)
Y otro tipo de exoplaneta más que añadir a la lista. Ya hemos hablado de los planetas helados, los de lava y hoy hablamos de los ctónicos. A primera vista, este nombre no os dirá nada, pero se trata de aquellos gigantes gaseosos que han perdido toda su atmósfera, es decir, sólo ha quedado el núcleo. Antes de continuar, hemos de daros una noticia muy importante. Este año, 100ceros se estrena en los Premios 20Blogs del periódico digital 20minutos. Aunque todavía es pronto para votar (las votaciones empiezan el 17 de febrero), nos hace ilusión anunciarlo. De todos modos, no os tenéis que preocupar, cuando se acerque la fecha os lo recordaremos. Gracias a todos por vuestro apoyo (por adelantado) y.... ¡qué ganas de que empiece!

Volviendo al tema. Los planetas ctónicos son una clase de explaneta gaseoso que ha perdido toda su atmósfera. La pérdida de gas se debe a la cercanía del planeta con su estrella, dando como resultado un planeta sólido y muy denso con unas características muy similares a los planetas terrestres. A diferencia de los dos tipos de exoplanetas descritos en entradas anteriores, este tipo de cuerpos sí tiene planetas casi confirmados.

martes, 20 de diciembre de 2016

Exoplanetas de lava: Un infierno mayor que Venus.

Ayer tocó hablar de los exoplanetas helados y hoy comentaremos los exoplanetas de lava. Entradas de hielo y fuego. George R.R Martin estaría orgulloso. Al igual que los mundos helados como Hoth, los planetas de lava son teóricos, es decir, no se ha confirmado ningún exoplaneta de este tipo. Tal como dice su nombre, la superficie de estos cuerpos estaría cubierta completa o parcialmente por lava.
Recreación de un exoplaneta de lava.
(Fuente: www.wikipedia.org)

El origen de estos planetas podría explicarse mediante tres teorías. La primera de ellas dice que el exoplaneta está en las primeras fases de su formación, es decir, un planeta terrestre que acaba de nacer y cuya corteza no se ha enfriado. La segunda habla de un exoplaneta que acaba de recibir un potente impacto de un cuerpo significativo, el mismo proceso que vivió la Tierra durante su enfriamiento. Un cuerpo del tamaño de Marte, llamado Tea, impactó contra nuestro planeta y parte del material empezó a orbitar hasta formar lo que hoy conocemos como la Luna. Por lo tanto, podríamos decir que la Tierra fue durante algún tiempo un planeta de lava. El tercer caso es el más interesante y el más duradero a largo plazo, ya que se trata de un fenómeno permanente.

lunes, 19 de diciembre de 2016

Exoplanetas helados, mundos con inviernos permanentes.

Hoth, planeta helado de Star Wars.
(Fuente: www.starwars.wikia.com)
Se trata de un cuerpo cuya superficie estaría completamente cubierta por compuestos como el agua, el dióxido de carbono o el amoniaco en estado sólido. Cuando hablamos de planeta helado, la primera imagen que se nos viene a la cabeza es la de Hoth. Para aquellos que no estén muy enterados de Star Wars, sólo decir que se trata de un planeta con un invierno permanente que aparece al principio del Episodio V: El Imperio Contraataca (muy buena película, tenéis que verla). Y sí, la ficción no está tan lejos de la realidad. Incluso no tenemos que salir del Sistema Solar para encontrar cuerpos de esta clase. Vale que no son tan espectaculares como los de nuestras fantasías, pero científicamente pertenecen a este grupo. Los planetas helados se definen como una versión grande de cuerpos como los plutoides. Planetas enanos como Plutón, Sedna o Quaoar están cubiertos por una fina capa de hielo de compuestos volátiles, al igual que los hipotéticos planetas helados. Incluso lunas como Europa o Encélado, cuyos océanos están cubiertos por una gruesa capa de hielo, entrarían en esta categoría.

viernes, 16 de diciembre de 2016

Exolunas, los objetos escondidos del Cosmos.

En nuestro Sistema Solar, tan sólo dos de los ocho planetas no tienen lunas. Incluso planetas enanos como Plutón tienen lunas, un total de cinco: Caronte, Hidra, Estigia, Cerbero y Nix. Durante estos meses hemos estado publicando entradas sobre exoplanetas, aquellos cuerpos que no orbitan entorno al Sol. Y si unimos ambos enunciados, surge una pregunta: ¿existen exolunas?

Recreación de un exoplaneta con sus exolunas.
(Fuente: www.google.es)
Lo más probable, por estadística, es que existan, que estén ahí orbitando alrededor de infinidad de planetas, y cuyos tamaños podrían variar desde un cuerpo como Fobos hasta uno como Marte. ¡Eso sí que sería una superluna! Lo que la mayoría define como luna es un satélite natural que orbita alrededor de un planeta que a su vez orbita alrededor de una estrella. Sin embargo, esta no acaba de ser una definición exacta, ya que una vez que lo extrapolamos al resto del espacio empieza a cojear. Hace un par de años, los científicos descubrieron un exoplaneta que no orbita ninguna estrella, es decir, un planeta que está vagando por el Cosmos para la eternidad. Por ahora, su existencia no está confirmada, debido a que podría tratarse de una enana marrón: una estrella pequeña y fría que se puede confundir con exoplanetas gaseosos gigantes. Entonces, si descubrimos un cuerpo orbitando a su alrededor, ¿la podemos considerar una exoluna?

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Kepler-37b, el exoplaneta más pequeño.

Recreación de Kepler-37b.
(Fuente: www.wikipedia.org)
Ya lo anunciamos en nuestro Twitter, hoy hablaremos del exoplaneta más pequeño descubierto hasta la fecha. Ayer publicamos sobre un Júpiter caliente, un cuerpo de gran tamaño comparado con nuestro planeta, pero el protagonista de hoy a penas tiene el tamaño de Mercurio. Su nombre es Kepler-37b y esta es su historia. Por cierto, estos días intentaremos publicar más, ya que los exámenes han finalizado y tenemos más tiempo libre. ¡Seguid pendientes!

Tal como indica su nombre, esta planeta fue descubierto por el telescopio espacial Kepler, el gran cazador de planeta, como no podía ser de otra manera. Al igual que HAT-P-7b, el Júpiter caliente formado por nubes de corindón (compuesto del que están hechos los rubíes y los zafiros), Kepler-37b también fue hallado mediante el método del tránsito. Como intento de buen divulgador es mi deber informar al público general sobre el concepto de tránsito, ya que, aunque lo hemos explicado en entradas anteriores, hay gente que nos visita por primera vez. A los lectores fieles o que ya conocéis este concepto: sed pacientes. El tránsito es el fenómeno por el cual un astro pasa por "delante" de otro tapándolo parcialmente. Cuando decimos delante, nos referimos desde el punto de vista de la Tierra, es decir, desde el sistema de referencia del observador. Este fenómeno puede ocurrir entre dos estrellas, entre dos planetas o entre una estrella y un planeta. Un ejemplo muy claro es el tránsito de la Luna por delante del Sol, aquello que llamamos eclipse de Sol. El objeto más pequeño, nuestro satélite, tapa parcialmente la luz del Sol y oscurece el cielo, tal como pasa con Kepler-37b. En ese sistema, el planeta pudo ser detectado gracias a la sombra que provocaba al transitar su estrella, Kepler-37. El telescopio Kepler, que tiene buen ojo, pudo detectar este fenómeno y descubrir el exoplaneta más pequeño hasta la fecha.

martes, 13 de diciembre de 2016

Un Júpiter caliente con rubíes y zafiros.

Aunque ya se había descubierto en 2008, el exoplaneta de hoy se ha convertido en el primero de su especie al cual se estudia su meteorología. Su nombre es HAT-P-7b, se encuentra a unos 1000 años luz de la Tierra y pertenece al grupo de los Júpiter calientes.

Recreación artística de HAT-P-7b.
(Fuente: www2.warwick.ac.uk)
Antes de entrar en materia, debemos hacernos una idea de este planeta. HAT-P-7b, como ya hemos dicho, fue descubierto en 2008, gracias al método del tránsito. Para aquellos que no sigan nuestro blog, el tránsito consiste en un fenómeno por el cual un astro más pequeño pasa por delante de otro mayor, bloqueando, parcialmente, su visión. Este suceso ocurre en nuestro Sistema Solar, cuando objetos como Mercurio, Venus o la Luna tapan parcialmente el Sol, limitando la luz que nos llega de él. El tránsito puede tener lugar entre dos planetas, entre dos estrellas o entre una estrella y un planeta, y el caso de HAT-P-7b es del mismo tipo que Mercurio o Venus. El planeta en cuestión se encuentra muy cerca de su estrella, unas 26 veces más cerca que la Tierra del Sol, y tarda sólo 2,2 días en completar una órbita, es decir, en dar una vuelta completa a su estrella. Como ya nombramos antes, se trata de un Júpiter caliente, un planeta gaseoso de tamaño mayor que Júpiter y mucho más cercano a su estrella, de ahí lo de caliente. Tiene unas 1,8 veces la masa de nuestro gigante gaseoso y es un 40% más grande, además, su temperatura en fase diurna ronda los 2300 K. Decimos fase diurna porque es probable que el planeta sufra bloqueo producido por las fuerzas de marea, proceso por el cual siempre muestra la misma cara a su estrella, haciendo que un lado tenga elevadísimas temperaturas, mientras el otro las tiene más bajas.

jueves, 1 de diciembre de 2016

¿De dónde viene Plutón?

Fotografía de Plutón tomada por New Horizons.
(Fuente: www.nasa.org)
Actualmente no hay ninguna sonda estudiando a Plutón, ya que la New Horizons se encuentra rumbo a un cuerpo en el Cinturón de Kuiper. Sin embargo, numerosos equipos de científicos están estudiando todos los datos que la sonda ha enviado a la Tierra, en busca de respuestas a numerosos misterios del ex-planeta (no confundir con exoplaneta). Pero, ¿de dónde salió Plutón? ¿Cuál es su origen? Hasta el momento, la sonda de la NASA ha descubierto que el planeta enano tiene atmósfera, un posible "mar" bajo su corteza y una encantadora llanura en forma de corazón (a mí me conquistó). Sin embargo, son pocos los datos que se tienen sobre el nacimiento de este. Son dos las teorías que predominan, pero una cosa está (casi) segura: procede del Cinturón de Kuiper.

Antes que nada, debemos situarnos. El Cinturón de Kuiper es una acumulación de objetos transneptunianos (objetos más allá de Neptuno. Los científicos se volvieron locos buscando el nombre) que orbitan alrededor del Sol y del cual proceden la mayoría de cometas de período corto. En gran medida está formado por asteroides que viajan alrededor del Sol todos juntos, pero sin acercarse demasiado a los planetas gaseosos. Y luego están esos objetos más atrevidos, los cometas, rocas de hielo y polvo que se acercan al astro rey, cuya radiación va derritiendo su corteza helada y formando esas espectaculares colas que todos hemos visto en fotografías. Después de esto, solo encontramos rocas flotando por el espacio, pero llegamos a un punto donde reina un halo de misterio: el acantilado de Kuiper. En esta zona, todavía perteneciente al Cinturón, la densidad de objetos baja drásticamente sin un motivo aparente. Parece que todos los cuerpos han sido expulsados por algo mucho más grande... Sí, nos referimos al Planeta X, ese misterioso cuerpo que los científicos han estado buscando todo el Siglo XX y XXI y que supuestamente ya han hallado, el Planeta Nueve.