martes, 22 de noviembre de 2016

Achernar, la estrella en forma de huevo.

Recreación de Achenar.
(Fuente: www.wikipedia.org)
Hace unos días hablábamos de la estrella más redonda del Cosmos... Pues da la casualidad de que hoy he descubierto la existencia de su némesis mientras navegaba por internet. Se trata de Achernar, una estrella que es conocida por la Humanidad desde hace siglos, cuando los marineros se guiaban por la posición de los astros. Entre la comunidad astronómica es conocida por otra cosa, concretamente por su forma. A diferencia de Kepler 11145123, este cuerpo tiene forma de huevo, bastante exagerada si la comparamos con otros objetos como nuestro planeta o el Sol, un poco achatados.

Cuando digo huevo, digo huevo. Y no estoy exagerando. Se trata de un ovoide en toda su magnificencia. Como ya dijimos antes, su nombre es Achernar y es la octava estrella más brillante de todo el cielo nocturno. Se puede observar en el hemisferio sur, en la constelación de Eridanus (el Río Erídano). Si tenemos en cuenta su posición en el cielo, el término Achernar empieza a cobrar significado. El nombre de la estrella deriva del árabe Al Ahir al Nahr, que significa "El fin del río", debido a la ubicación de este en el grupo de astros que forman la constelación, el río Erídano.


Achernar es la octava estrella más brillante del cielo nocturno con una magnitud aparente de 0,45 (cuánto más negativo sea el valor, más brillante es el objeto), mientras Marte tiene una magnitud de -2,8. Aunque 0,45 no parezca demasiado, si la comparamos con el Sol, Achenar es unas 1076 veces más brillante que el astro rey. Sin embargo, la estrella se encuentra bastante lejos, aproximadamente a 144 años luz de distancia. Se trata de un astro de tipo B, un objeto que probablemente sea una
Posición de Achenar (flecha violeta)
en su constelación.
(Fuente: www.wikipedia.org)
subenana azul, una estrella muy brillante (como ya hemos dicho) y muy caliente, con temperaturas que rondarían los 20.000 grados Celsius en la superficie. La temperatura superficial del Sol ronda los 5.500 ºC. Y si esto parece poco, sólo tenemos que bajar hasta su núcleo, donde encontraríamos unos "agradables" 18 millones de grados.

Pero, ¿por qué tiene forma de huevo? En la entrada sobre el objeto más redondo del Cosmos (el enlace está más arriba), hablamos de que uno de los factores que hace que la estrella se deforme es la velocidad de rotación. A mayor velocidad, la fuerza centrípeta es más intensa y la estrella pierde material poco a poco, lanzándolo al Cosmos. Y esto es lo que pasa con nuestra protagonista de hoy. Gira a unos 300 kilómetros por segundo, es decir, da una vuelta sobre su eje cada 15 horas. Una velocidad bastante alta para una estrella "normal", dejando fuera a las de neutrones. Por este fenómeno, los radios hacia los polos y hacia el ecuador tienen una diferencia de 5 millones de kilómetros de longitud, lo que le da esa forma de huevo. Otro fenómeno que provoca la rápida rotación es que la estrella pierde mucho masa en forma de "viento estelar", lo que aumenta el consumo de hidrógeno en el núcleo, acortando su vida. Los científicos creen que a esta estrella le quedarán unos 2 mil millones de años de vida, un período corto en escalas astronómicas (al Sol le quedan unos 5.000 millones de años de vida).

Esta vida tan corta hace que se descarte la existencia de vida en posibles planetas, ya que los seres vivos necesitan más tiempo para evolucionar y adaptarse a las condiciones del cuerpo donde habitan. Sin embargo, Achenar no deja de ser un objeto interesante, al igual que muchas otras estrellas que de las que intentaremos hablar en otras entradas: la más caliente, la más fría, la más grande...