martes, 13 de diciembre de 2016

Un Júpiter caliente con rubíes y zafiros.

Aunque ya se había descubierto en 2008, el exoplaneta de hoy se ha convertido en el primero de su especie al cual se estudia su meteorología. Su nombre es HAT-P-7b, se encuentra a unos 1000 años luz de la Tierra y pertenece al grupo de los Júpiter calientes.

Recreación artística de HAT-P-7b.
(Fuente: www2.warwick.ac.uk)
Antes de entrar en materia, debemos hacernos una idea de este planeta. HAT-P-7b, como ya hemos dicho, fue descubierto en 2008, gracias al método del tránsito. Para aquellos que no sigan nuestro blog, el tránsito consiste en un fenómeno por el cual un astro más pequeño pasa por delante de otro mayor, bloqueando, parcialmente, su visión. Este suceso ocurre en nuestro Sistema Solar, cuando objetos como Mercurio, Venus o la Luna tapan parcialmente el Sol, limitando la luz que nos llega de él. El tránsito puede tener lugar entre dos planetas, entre dos estrellas o entre una estrella y un planeta, y el caso de HAT-P-7b es del mismo tipo que Mercurio o Venus. El planeta en cuestión se encuentra muy cerca de su estrella, unas 26 veces más cerca que la Tierra del Sol, y tarda sólo 2,2 días en completar una órbita, es decir, en dar una vuelta completa a su estrella. Como ya nombramos antes, se trata de un Júpiter caliente, un planeta gaseoso de tamaño mayor que Júpiter y mucho más cercano a su estrella, de ahí lo de caliente. Tiene unas 1,8 veces la masa de nuestro gigante gaseoso y es un 40% más grande, además, su temperatura en fase diurna ronda los 2300 K. Decimos fase diurna porque es probable que el planeta sufra bloqueo producido por las fuerzas de marea, proceso por el cual siempre muestra la misma cara a su estrella, haciendo que un lado tenga elevadísimas temperaturas, mientras el otro las tiene más bajas.


Otro dato curioso es que su órbita es totalmente esférica o al menos casi perfecta. Esto se debe a que, gracias a las medidas tomadas por el Telescopio Kepler, los tiempos de ocultación (el planeta está detrás de la estrella desde nuestro punto de vista) y los tiempos de tránsito (el planeta está delante) son prácticamente iguales, lo que ha hecho pensar a los científicos que su órbita tiene esta forma.

Y hoy, ¿por qué este exoplaneta es noticia? Científicos de la Universidad de Warwick (Reino Unido), con ayuda del telescopio cazador de exoplanetas Kepler, han podido estudiar la meteorología de este cuerpo. El grupo de astrónomos, liderados por David Armstrong, identificó cambios de intensidad en la luz que se reflejaba en la atmósfera de este planeta. Este fenómeno provocaba que el punto más brillante sobre la atmósfera del planeta se fuera moviendo rápidamente, un misterio con una única explicación: el viento. Lo más probable es que HAT-P-7b tenga vientos igual de potentes o incluso más de los que hay en nuestro Júpiter y han formado la tormenta conocida como la Gran Mancha Roja, es decir, vientos de hasta 450 km/h. Las poderosas "ventoleras" ocasionaban que las nubes del exoplaneta se fueran moviendo por toda la atmósfera, trasladando también la localización del punto brillante. Por ahora sólo se tienen los datos obtenidos mediante la observación, pero a medida que se vaya estudiando este planeta, tendremos más información.

Estas nubes están formadas por trióxido de aluminio o corindón. A primera vista lo más probable es que este nombre no os diga nada, pero se trata del compuesto que forma los rubíes y los zafiros. Antes de que saquéis alguna conclusión, hay que decir que si forma nubes es que se encuentra en estado gaseoso o líquido, pero no en sólido, por lo que las nubes no están compuestas por joyas preciosas. Otro dato es que sólo algunas de las variedades de corindón son las que forman las gemas, por lo que la mayoría sólo forman un mineral algo menos preciado. Sin embargo, y si nos ponemos a especular, al igual que en las nubes terrestres el agua se convierte en granizo, puede que en este planeta algunas moléculas de Al2O3 se solidifiquen para acabar precipitando en forma de rubíes y zafiros. Pero repito, es sólo una teoría (que molaría mucho).