viernes, 18 de septiembre de 2015

Crónica de una muerte anunciada: dos agujeros negros colisionarán.

Actualmente sabemos que la Vía Láctea va a colisionar contra Andrómeda dentro de, aproximadamente, 3.000 millones de años. Cuando llegue este momento, numerosos objetos astronómicos impactarán contra sus semejantes: estrellas contra estrellas, planetas contra planetas y... agujeros negros contra agujeros negros.
Recreación de dos agujeros negros
(Fuente: elmundo.es)

Sin embargo, no será necesario esperar tanto para "ser testigos" de una colisión de este tipo. A día de hoy, dos agujeros negros están en trayectoria de impacto para crear una de las explosiones más importantes del Universo, con permiso del Big Bang. Esta colisión se producirá dentro de 100.000 años, por lo que habrá que esperar para verlo. Las dos singularidades (con su respectivo horizonte de sucesos) son agujeros negros supermasivos que orbitan en la constelación de Virgo a 3.500 millones de años luz.

El futuro impacto de estos dos monstruos galácticos fue descubierto a través de un estudio de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos. Ambos agujeros negros fueron detectados por su cercanía al quásar PG 1302-102 que emite fuertes señales de radiación ultravioleta. Recordemos que los quásar son de los objetos más brillantes del Universo, para más información os dejo el link a una entrada sobre los agujeros negros binarios y los quásares. Una vez calculada la masa del sistema, los científicos calcularon que la colisión originará una explosión equivalente a 100 millones de supernovas y pudiendo llegar a producir una alteración en el espacio-tiempo.