jueves, 29 de septiembre de 2016

Abriendo el cúmulo de Pandora.

A pesar de que casi siempre hablamos del Hubble, hay otros telescopios explorando el Universo en busca de nuevos descubrimientos. El protagonista de hoy es el Telescopio Espacial Spitzer, el último de los cuatro grandes observatorios de la NASA (Hubble, Compton, Chandra y Spitzer) y cuyo lanzamiento se produjo el 25 de agosto de 2003, por lo cual, lleva unos 13 años de misión.
Cúmulo de Pandora.
(Fuente: www.nasa.gov)

Hoy nos trae una impresionante imagen del cúmulo de Pandora. El cúmulo de Pandora, oficialmente llamado Abell 2744, es un cúmulo de galaxias gigante producido por la colisión de muchos otros cúmulos más pequeños. Este fenómeno tuvo lugar hace unos 350 millones de años. A simple vista, puede que este cúmulo parezca de lo más normal, pero en el interior guarda algunos secretos.

El primer de ellos es que en este objeto podemos apreciar el fenómeno de lente gravitacional. Unos artículos atrás, cuando hablábamos de un exoplaneta que orbitaba un sistema binario, comentamos que este objeto había sido descubierto mediante la lente gravitacional.


La lente gravitacional se produce cuando un objeto de una masa considerable, ya puede ser una estrella, una galaxia o un agujero negro, se interpone entre el observador y el fondo del espacio. Cuando el objeto se coloca entre ambos, la imagen del fondo se deforma. Esto se debe a que la luz ha mantenido su misma velocidad (esta siempre es constante, 300.000 km/s), pero ha desviado su trayectoria. Estos fenómenos nos ayudan a detectar agujeros negros, materia oscura e incluso planetas. Y esto es lo que los científicos han visto en Pandora.

Sin embargo, los secretos no acaban aquí. Tal como dice su nombre, este cúmulo ha liberado una gran cantidad de objetos y fenómenos extraños. El primero de ellos es la lente gravitacional, pero ¿cuál es el segundo? La atracción gravitacional del cúmulo es demasiado alta. Sólo las galaxias del cúmulo son el 5% de la masa. Después hay un 20% perteneciente a los gases calientes que se acumulan en esa zona. ¿Y el 75% restante?

Hace tiempo que no nombrábamos a esa misteriosa entidad que forma gran parte del Universo, la materia oscura. Lo único que saben los científicos hasta ahora es que se trata de una tipo de materia que no emite ninguna radiación, es decir, ni la podemos ver por telescopios, ni por rayos x, ni por rayos gamma... Entonces, ¿cómo sabemos de su existencia? Hay que concretar que esta todavía no está del todo confirmada, pero la deformación del espacio-tiempo es demasiado grande para sólo ser provocada por la materia visible. Por lo tanto debe haber algo que no podemos ver que ejerza esa deformación, algo oscuro.

Estos dos misterios han animado a los científicos de la agencia espacial norteamericana a investigar con más profundidad el cúmulo de Pandora. De hecho, han destinado tres de sus cuatro observatorios más importantes al estudio de este objeto estelar (Chandra, Hubble y Spitzer). ¿Quién sabe si de algunos meses sepamos en qué consiste la materia oscura?