lunes, 12 de septiembre de 2016

Los núcleos de Neptuno y Urano guardan tesoros químicos.

Urano (izquierda) y Neptuno (derecha).
(Fuente: www.nasa.gov)
Conocemos bastante bien la química de nuestro planeta, pero cuándo salimos de él no tenemos ni idea. La química no es sólo práctica, sino también teoría, tal y como se demuestra en esta entrada. Gracias a modelos informáticos y teóricos, un equipo de científicos rusos han supuesto la existencia de compuestos bastante exóticos en Urano y Neptuno.

Urano y Neptuno son los últimos planetas del Sistema Solar y los más pequeños de los planetas gaseosos. Actualmente tienen 27 y 14 lunas conocidas respectivamente y sus atmósferas están compuesta de helio, hidrógeno y metano. Este último dato lo hemos conocido gracias a los espectros electromagnéticos realizados, pero no tenemos manera de saber qué pasa con el interior. Sin embargo, gracias a la tecnología, hemos podido hacer una pequeña aproximación sobre el núcleo de estos planetas.


Al ser un planeta gaseoso, su atmósfera es mucho más densa que la nuestra, por lo que a mayor profundidad, la presión aumentará. Con un cálculo aproximado de la presión en el interior del planeta, los científicos rusos que realizaron este estudio han podido descubrir qué compuestos se formarían en esa zona. Entre los descubiertos, han destacado dos: ácido carbónico y ácido ortocarbónico, el conocido como ácido de Hitler. Este nombre se debe a la forma molecular del compuesto, ya que se da un aire con la esvástica, el símbolo del nazismo alemán. Se trata de un compuesto hipotético formado en altas presiones cuya fórmula es H4CO4.
Ácido ortocarbónico.
(Fuente: www.abc.es)

El equipo de científicos rusos ha podido conocer todos estos datos gracias a USPEX, un potente algoritmo universal capaz de predecir la existencia de compuestos químicos y sus estructuras. Con esta herramienta, ya no es necesario haber visto ese compuesto para conocer su estructura. Esto permite a los científicos "descubrir" nuevos compuestos que en la Tierra son imposibles de hallar, debido a que necesitan unas condiciones especiales como altas presiones. Las altas presiones permiten al compuesto ser mucho más estable, ya que esas condiciones hacen que a los átomos les sea más difícil separarse.

Sin embargo, estos no han sido los únicos compuestos descubiertos. Los químicos han predicho la existencia de sales poco comunes como Na3Cl, NaCl3, NaCl7, Na3Cl2, Na4Cl3. La sal común es NaCl. También han encontrado otros extraños óxidos de magnesio, silicio y aluminio, que podrían estar presentes en las supertierras. Nota: Las supertierras son exoplanetas similares al nuestro pero con una masa mucho mayor. Y no es lo único. A cuatro millones de atmósferas terrestres (lo más cercano al núcleo) se han descubierto cristales de metano e hidrógeno, es decir, compuestos que en la Tierra son gases, los han hallado en estado sólido. Sólo hay que imaginarse la presión que debe de haber allí...

Recordar que por ahora sólo se han descubierto estos gases mediante un modelo informático y que su existencia no está probada del todo. Lo más seguro es que los modelos acierten y estos compuestos existan, pero nunca se sabe qué fenómenos pueden ocurrir en el interior de los gigantes azules para que se reduzca la presión. Sólo conocemos el 4% del Universo y el 100% de nuestro Sistema Solar no entra ahí. La superficie de nuestros vecinos planetarios es bien conocida, ¿pero sabemos con exactitud cómo es su interior? Todo estará confirmado cuando mandemos una sonda a estudiarlos, pero hasta que no desarrollemos esta tecnología nos será imposible saberlo al 100%.,