jueves, 15 de septiembre de 2016

New Horizons: El origen del polo norte sangriento de Caronte.

Caronte.
(Fuente: www.wikipedia.org)
Antes de empezar, me gustaría recordar que 100ceros se presenta a los Premisos Bitácoras 2016 al mejor blog de educación y ciencia y al tuitero del año. Si sois tan amables de votarnos, toda la información se encuentra en la entrada que está en la parte superior del blog. Muchas gracias por vuestros votos.

Aunque la sonda New Horizons abandonó Plutón hace unos meses, todavía nos siguen llegando nuevos datos sobre el planeta enano. En esta ocasión, se trata de la luna Caronte, aunque Plutón también ha intervenido. Cuando New Horizons envió fotografías de la mayor luna con una calidad excepcional, los científicos se quedaron asombrados por la mancha rojiza que cubría todo su polo norte. Y hoy hablaremos sobre ella, ya que su origen ha quedado confirmado.

Caronte es la mayor luna de Plutón con un diámetro de 1208 kilómetros. Este satélite y Plutón tienen una característica bastante particular. A diferencia del resto de lunas del Sistema Solar, en donde estas orbitan alrededor del planeta, Caronte y el planeta enano orbitan entorno a un mismo punto ubicado entre ambos cuerpos, es decir, ninguno orbita entorno al otro. Debido a este fenómeno, la luna y el cuerpo orbitado siempre se ven la misma cara y, por lo tanto, ambos cuerpos tienen una cara oscura.

Mientras Plutón está cubierto de nitrógeno y metano helado, la superficie de Caronte está llena de hielo de agua, pero esto cambia en una zona particular. Hablamos del polo norte, con ese espectacular color rojizo debido al metano que lo cubre.
Sí, este es el origen de la mancha roja: el metano. Al principio, los científicos no sabían de dónde procedía, pero más tarde idearon una teoría que finalmente se ha cumplido. En algún momento durante la vida de este cuerpo, Plutón expulsó un "chorro" de metano de su atmósfera y acabó cayendo en Caronte. La zona de origen exacta de este metano se puede deducir, ya que. como hemos dicho antes, los dos cuerpos siempre se dan la misma cara. La teoría que habían elaborado los científicos anteriormente era correcta, pero gracias a los modelos informáticos realizados para la misión New Horizons, han podido confirmarla.

Una vez que el metano fue expulsado de Plutón (todavía no se sabe por qué) y cayó sobre su mayor luna, las moléculas rebotaron numerosas veces en la superficie hasta acabar en la zona norte de Caronte. Allí, el metano se congeló hasta que llegó el Sol. Cuando la luz solar incidió en el polo, parte del metano sólido se sublimó y se convirtió en gas, mientras la otra parte, debido a la radiación, se transformó en hidrocarburos más pesados que adoptaron ese tono rojizo tan particular.

Este fenómeno de "transferencia atmosférica" no se había visto nunca en nuestro Sistema Solar. Pero este descubrimiento da pie a los científicos a investigar el Cinturón de Kuiper en busca de pistas sobre fenómenos similares. Mientras, la sonda New Horizons se dirige a su próximo objetivo, el asteroide 2014 MU69, los astrónomos aprovecharán su viaje por el cinturón para iniciar la búsqueda de otras lluvias de metano.